Colombianos regresaron a su país

Un total de 23, de 32 pescadores colombianos que fueron capturados faenando ilegalmente en aguas nicaragüenses entre el 22 y 23 de abril pasado, viajaron a su país desde Bluefields, Región Autónoma Atlántico Sur (RAAS), a bordo de un avión de la Fuerza Aérea Colombiana, que aterrizó ayer en la pista de esta ciudad.

Arriba a Bluefields avión colombiano que trasladará a pescadores

BLUEFIELDS, RAAS.- Un avión Casa de la Fuerza Aérea colombiana llegó a Bluefields, Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), poco después de las ocho de esta mañana, para realizar el retorno de una parte de los pescadores de ese país que permanecían retenidos en Nicaragua desde hace más de 10 días, luego que fueron capturados por la Fuerza Naval cuando pescaban en aguas nacionales.

Pescadores ilegales iban cargados

Los 32 pescadores hondureños y colombianos que la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua capturó en aguas nicaragüenses pescando langostas, caracoles y pescados, arribaron ayer a Bluefields denunciando que fueron secuestrados por la marina local. “El Gobierno nicaragüense nos secuestró, estamos aquí porque fuimos secuestrados, estábamos durmiendo, nos atropellaron, estábamos en Serranía”, denunció uno de los detenidos, el cocinero Ulises Serrano.

Pescadores trasladaron droga

Residuos de cocaína y anfetaminas fueron encontrados en la ropa de los pescadores Félix Francisco Castro Mairena, de 50 años, y Pedro Alejandro Carrillo Romero, de 22, detenidos en la panga Natalia a las 10:30 de la noche del lunes por infantes del Distrito Naval del Pacífico.

Pescadores detenidos con más de US$4 mil

Dos pescadores chinandeganos están detenidos desde las 10:30 de la noche del lunes, cuando se acercaban desde las costas de El Tamarindo, El Salvador, hacia la bocana Padre Ramos, en Corinto. Infantes del Distrito Naval les interceptaron la embarcación Natalia y les encontraron cuatro mil 897 dólares en dos bolsas plásticas.

Fotografía de la semana

El regreso de los pescadores. Esta hermosa imagen fue captada por Kelsey Vargas Meza durante el regreso de los pescadores a las costas a Puerto Díaz, Chontales, después de su faena en las aguas del Lago de Nicaragua.