¿La Policía ya es impotente?

Durante años, y más recientemente en los últimos diez, ha sido galopante el aumento de los delitos de toda índole en Nicaragua. Y es normal que suceda en un país como el nuestro, tercermundista, sin formación familiar.