Descubra las crónicas ocultas que Rubén Darío publicó en Argentina

Rubén Darío dedica toda una crónica a la pintora simbolista Madeleine Lemaire (1845-1928), así el poeta reivindica el talento artístico de esta mujer que trascendió en un arte dominado por hombres. Esta es, una de las cuatro crónicas desconocidas que el poeta escribió para el diario La Nación de Buenos Aires, de Argentina.

Poemas de Vicky Toledo

Una guitarra melancólica
las luces de la ciudad despiertan
invaden mi ventana,
mi casa tibia, tú

Poesía de Eugenia Toledo Renner

Bienaventurada la jaula de las distancias.
Bienaventuradas nuestras ausencias y aflicciones.
Bienaventurado el camino lleno de obstáculos.
Bienaventurada la cordillera de Los Andes.
Bienaventurados los terremotos y la polución.
Bienaventuradas las injusticias y la corrupción.
Bienaventurada la burocracia.

Primera lluvia en Managua

A Betsa, por tanto amor Relampaguea al amanecer sobre el árido pellejo de abril. Llueve en Managua, la primera película del invierno se asienta en el asfalto, el agua moja los labios de las bocinas urbanas en las ramas caídas de un malinche el viento se despide del verano y alegres los radioperiódicos se zambullen […]

¡Por misericordia por humanidad!

Muchachita: sé que a tus 11 añitos
el que te desgarró escupió en tu vientre.
Y sé que por vergüenza te corrieron de tu casa
y sé que por mal ejemplo te sacaron del colegio.
Y sé que te rompiste al parir.

Minicuentos de Bayardo Quinto Nuñez

Tú no sabes contar cuentos en absoluto, abuelo. Los enredas todos. Pero no importa, ¿me compras un chicle?-Bueno, toma la moneda y anda a la pulpería.

Prosemario de Yelba Clarissa Berríos Molieri

VOLCANES, VENTANA Y DUCHA Como senos obsesivos, me miran a través de las tantísimas veces amargura de las rotas telarañas metafóricas de mis ventanas. Los volcanes se desperezan, hacen mimos; saben de su poderío explosivo, y como lenguas rojas, conocen cómo se atragantan sus fogazales de selva, le nutren sus estómagos de piedras. Me baño. […]

Nunca habrá nombre mejor puesto

Un ojo de agua viva, de esos que hoy secamos entre todos, un humilde amanecer que irradia claridades por sobre la atonía, la dulzura derramada que acaricia- más allá de los versos-