Licencia para matar

Disparar a matar y luego preguntar. Llegamos a punto donde parece que la Policía tiene licencia para matar, golpear y torturar