La política del odio

El amor es más fuerte que el odio, una de tantas frases en las mantas de los extintos rezadores de las rotondas de nuestra capital