Presidentes ejemplares

Se cuenta que siendo presidente de la República don Otilio Ulate caminaba solitario por las calles de San José. Un día lo atropelló un ciclista derribando al presidente

Había una vez un pueblo…

El tribunal electoral era electo popularmente no escogido al dedo por los caudillos de los partidos, era electo en elecciones primarias como todos los cargos de elección popular

Presidentes civilistas

Nuestra historia muestra, pues, ejemplos de presidentes honorables y civilistas, capaces de poner los intereses de la nación por encima de mezquinos intereses partidarios