De una cárcel a otra

Siguen siendo prisioneros en sus casas pues están constantemente vigilados por la Policía Orteguista y por los sapos del gobierno que los espían a toda hora