La vía electoral no es incondicional

Sin duda que el objetivo de Daniel Ortega es perpetuarse en el poder, él y su dinastía familiar y partidista. De manera que no está dispuesto a permitir elecciones libres y limpias ni volver a sufrir el trauma de febrero de 1990, del que hasta ahora no se recupera y nunca se recuperará.