Se pasaron de la raya

Pero en la política internacional y aun en la criolla siempre ha existido una regla inviolable. Toca al adversario, pero no a la familia que es sagrada