La sombra de los rearmados

20 de enero de 2015. Un grupo de hombres de uniformes variopintos, piezas verde olivo y camufle con ropas civiles, liderados por un tal Víctor Manuel Serrano, alias “El Sereno”, estaban entablando contacto con personas desconocidas que les prometieron armas y alimentos para sostener una guerra de guerrillas contra el gobierno del presidente Daniel Ortega Saavedra.

Armados queman grúas en Coperna

Un grupo armado de unos 15 hombres llegaron a la comunidad Coperna, donde quemaron y rafaguearon dos grúas de Enatrel. Antes intentaron quemar una compactadora del MTI, según contaron los testigos.

Rechazan que armados sean delincuentes

Miguel Rodríguez, un finquero de Waslala, “fue golpeado salvajemente” el jueves pasado, supuestamente por soldados del Batallón Ecológico del Ejército, que durante un día lo torturaron hasta supuestamente colocarle un chuzo eléctrico que utilizan para el ganado. El hombre había sido denunciado por los llamados CPC (Consejos del Poder Ciudadano) del lugar por haber escondido tres fusiles AK propiedad de los grupos armados.

Acosan a parientes de “Nicaragua”

Tras los sucesos ocurridos en Anizales número 3, en Pantasma, Jinotega, el pasado 17 de octubre, se ha iniciado el acoso y la persecución en el campo.

“Lo habrían ejecutado”

El cuerpo del campesino Yairon Díaz, muerto en Anizales Tres, Pantasma, tras un enfrentamiento entre grupos armados y el Ejército el pasado 9 de octubre, presentaba parte del rostro desfigurado, un balazo en la pierna derecha y una herida de bayoneta a la altura de la tetilla izquierda, sostienen organismos de derechos humanos.

Los rearmados

Como si nuestra historia, reñida en gran medida con la ética popular, fuese un círculo infernal de Dante, los lamentos se repiten con el vaivén de un péndulo que arrasa cada intento de construir una nación. Ahora nuestros jóvenes se ven condenados a vivir la misma tragedia nuestra (pese al rechazo de la ciudadanía de sufrir los efectos de otra guerra civil). Por la insensatez y la voracidad trágica del poder político y económico, unidos nuevamente a la corrupción, pareciera que del sótano oscuro, un viejo periódico que tomáramos acaso y nos recuerde los enfrentamientos militares del pasado, bastaría para darnos una triste noticia de actualidad:

“No soy ningún rearmado”

Santos Ceferino Ortiz Duarte, señalado por la Policía de ser supuesto jefe de una banda delincuencial, dijo que no es miembro de las Fuerzas Democráticas Comandante 3-80, supuestamente alzados en armas contra el gobierno de Daniel Ortega, tal y como esta organización lo dijo.