Maldita reelección

Si bien es cierto que doy por descontado que volveremos a ser república, también tengo que externarles el temor que siento ante la escogencia del hombre o mujer que habremos de elegir para que nos conduzca por el difícil camino hacia la democracia

Abolir la reelección

Cuando Daniel Ortega se reeligió por segunda vez, en 2011, la Constitución de Nicaragua prohibía la reelección en períodos consecutivos y ejercer la presidencia más de dos veces