Estado de sitio

Hoy, tras la ola de represión que empezó en abril de 2018 y dejó al menos 500 muertos, la decisión del régimen es paralizar a la gente. No solo que no salga a manifestarse, sino que quienes están anotados como peligrosos ni siquiera puedan salir de sus casas.