Postergar lo importante

Generalmente postergamos cosas importantes porque nos interesa lograr una recompensa instantánea; sobrestimamos nuestra productividad futura; nos asalta la pereza y encontramos excusas.