En Nicaragua no basta con sacar al dictador

La dictadura sandinista de Ortega nunca dejó el poder en Nicaragua. En 1990 salió el dictador, pero no la dictadura, pues mantuvo sus normas, protegió “la piñata” garantizando la usurpación criminal