Salmo 1

Bienaventurado el hombre que no sigue las consignas del Partido ni asiste a sus mítines
ni se sienta a la mesa con los gánsters
ni con los Generales en el Consejo de Guerra.