La peor de todas las sanciones

De manera que el culpable de dichas sanciones es el mismo Ortega y es a él que se debe reclamar en el caso de que afecten al país, como sería el caso de la retención de los créditos internacionales para financiar programas sociales y obras de infraestructura.