Cadena de desastres

Santos repartió los escaños de la Corte Constitucional entre una banda de mediocres y obsecuentes servidores, tan solo capaces de decirle al amo que sí, importando una higa lo que diga la Constitución nacional

La gente buena

Los santos son personas que han tenido en su vida como único absoluto, no al dinero ni al poder que corrompen, sino a Dios y a los hombres, sus hermanos

Esto se enredó

Se le dijo. Se le advirtió. Se le repitió una y mil veces. Y no quiso hacer caso. Y ahí tiene el problema.