Sergio Ramírez prepara nueva novela policíaca

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez confesó hoy que le gusta mucho el género de la novela policíaca porque permite jugar con la imaginación, y anunció que prepara una segunda entrega del inspector ficticio Dolores Morales de «El cielo llora por mi» (Alfaguara, 2008).

Ventajas del olvido

La exploración de la propia biblioteca es siempre gratificante. Qué voy a empezar a leer hoy es la pregunta que pone fruición en mis dedos mientras buscan tocando los lomos de los libros que se alinean inquietos, en espera del contacto de la mano. Y hoy me digo: Vladimir Nabokov, este tomo de cuentos de Vintage que tantas veces he pasado por alto porque siempre me ha vencido el gusto por sus novelas, desde aquella primera que leí en mis años de Berlín, Risa en la oscuridad , la maestría de lo trágico, o la sin par Lolita, no por tan aclamada y tan filmada menos obra maestra.

Recuerdos y cuentos de Alemania

Estudiantes y docentes tienen cita el próximo martes 20, con el escritor Sergio Ramírez, quien presentará su colección de cuentos, Flores oscuras, en la Sala de Música del Colegio Alemán, a las 6:30 p.m.

Gabriel en la lupa

La foto es de colección: dos grandes de la literatura hispanoamericana. No hay protocolos, ambos se miran a los ojos fijamente, platican en Managua. Es 1985, en la escena está Sergio Ramírez, en su época como vicepresidente de Nicaragua, y Gabriel García Márquez, el premio Nobel de Literatura que ha llegado al país para observar de cerca la revolución sandinista y sostener un encuentro con intelectuales.

San Juan el bueno

Aquel viejo gordo y bonachón de la aldea de Sotto il Monte, que parecía haber dejado su morral y su cayado de pastor de cabras en la Sala de las Lágrimas antes de internarse por los infinitos corredores del Palacio Apostólico Vaticano, ya con las vestimentas blancas que los sastres se apuraron en descoser porque no había manera que le quedaran, fue uno de los íconos de la década de los sesenta, y seguro se hubiera sentido a gusto entre la densa humareda del concierto de Woodstock con su cigarrillo en la boca, porque entre sus placeres estaba el de fumar, y, claro, el de comer.

Un Canal para cada cual

El viento del oeste sopla sobre Centroamérica con fuerza mágica, y nos abrasa el aliento del Dragón colosal. Bien podemos decir que la estrella roja de la gran marcha brilla con fulgores de progreso en nuestro cielo. En este pequeño istmo que Neruda llamó la garganta pastoril de América, tendremos pronto al menos tres canales interoceánicos, uno acuático y otros dos secos, financiados y construidos todos por compañías privadas o estatales de la República Popular China.

¡Cuentos marginales!

El humor es parte de la personalidad del laureado escritor Sergio Ramírez, quien entre risas, aplausos y comentarios sobre su vida, presentó Flores Oscuras, un libro en el que hace gala de su maestría en el cuento, mostrándonos un universo de realidades simples.

Un cuento chino

Carlos Fernando Chamorro preparaba su programa de televisión Esta Semana en Managua, y antes de grabar el segmento con la entrevista sobre mi nuevo libro de narraciones Flores oscuras, le tocaba comparecer al doctor Jaime Incer Barquero, el más reputado de los científicos nicaragüenses y lúcido defensor de nuestro patrimonio ecológico cada vez más disminuido y abusado. Desde el estudio mismo donde aguardaba me dispuse a escucharlo lleno de expectativa, pues iba a hablar sobre el proyecto de construcción del Gran Canal Interoceánico que hoy acapara, una vez más, la atención del país.

Historias al margen

El escritor español Camilo José Cela dijo que “la más noble función de un escritor es dar testimonio, como acta notarial y como fiel cronista, del tiempo que le ha tocado vivir”. Siguiendo estas premisas, Sergio Ramírez Mercado como novelista ha fotografiado la vida de los débiles y poderosos dentro de un mundo de contradicciones.