El dictador sigue ausente

Como hemos dicho muchas veces, Ortega no es un gobernante legítimo cuyo mandato haya emanado del voto libre de los ciudadanos. El régimen de Ortega es fruto del fraude, no solo electoral sino también constitucional.