Un diálogo escabroso

Se necesita amar a Nicaragua para poder renunciar y eso es lo que le hace falta a la pareja presidencial, amor por Nicaragua y por su pueblo.