Presidentes civilistas

Nuestra historia muestra, pues, ejemplos de presidentes honorables y civilistas, capaces de poner los intereses de la nación por encima de mezquinos intereses partidarios

Tiranofilia es el amor a los tiranos

La “política por identidades” que Lilla critica son esas posiciones políticas basadas en los intereses y perspectivas de grupos sociales con los cuales las personas se identifican

Hablando de tiranos…

A propósito de la muerte de Fidel Castro, el más longevo y representativo tirano en la historia de Cuba y América Latina, un amigo me preguntó si en la mitología griega hay tiranos.

El humor y los tiranos

No hay nada que los tiranos teman más que al humor. Suele olvidarse que la primera publicación que resultó clausurada en Cuba fue Zig-Zag. Se trataba de un gracioso semanario, ilustrado con excelentes caricaturas, que en 1959, entre risas y bromas, a los pocos meses de inaugurado el manicomio, hacía las críticas más severas a la dictadura que comenzaba a arraigar.

Cartas al Director

El final de los tiranos Entre bailes, alabanzas, que recuerdan aquello de Dios es grande y disparos al aire, miles de libios salieron a calles y plazas a demostrar su regocijo por el fallecimiento de quien les gobernó con mano de hierro por 42 años. Las circunstancias en que se produjo este histórico acontecimiento no […]

Los hijos tiranos

Mirando a nuestro alrededor se tiene la impresión de que cada vez hay más niños demasiado caprichosos, incluso tiranos con sus progenitores y esa sensación no está muy lejos de la realidad, según las estadísticas del madrileño Centro Reina Sofía para el estudio de la violencia, cuyos números señalan que este tipo de menores aumentan cada año. Algo que suele achacarse a una educación más negligente, pero esa afirmación es una peligrosa simplificación.

Los hijos tiranos

Mirando a nuestro alrededor se tiene la impresión de que cada vez hay más niños demasiado caprichosos, incluso tiranos con sus progenitores y esa sensación no está muy lejos de la realidad, según las estadísticas del madrileño Centro Reina Sofía para el estudio de la violencia, cuyos números señalan que este tipo de menores aumentan cada año. Algo que suele achacarse a una educación más negligente, pero esa afirmación es una peligrosa simplificación.

¡Tiranócratas… así son!

Yace inherente en el inconsciente colectivo de la humanidad la ávida tendencia de modificar en el momento preciso aquellos modelos de representación y de control del poder (“…conjunto de formas de constreñir la acción humana”) sobre todo cuando estos ya no corresponden a la voluntad de sus pueblos, ya que la labor de la sociedad es “no permitir que empeoren” las cosas cuando marchan mal.