Masacre en la UNAN

El ataque, sabíamos, era inminente, y sería el último intento. No habría treguas, ni intermediarios. Tampoco ruta de salida, ni negociaciones