¿“Dedazo” o uninominalidad?

Nuestro sistema actual, basado en la representación proporcional, reparte los escaños en la Asamblea en proporción a los votos que un partido obtiene