¿Habrá otro 25 de febrero?

La diferencia es que la dictadura ya no es de nueve comandantes sandinistas, sino bicéfala y familiar, de una pareja matrimonial