Otro indicador pésimo

En toda severa crisis económica se esperaría que un bajón en la venta de vehículos nuevos se traduciría en más ventas de carros usados