Escarnio y vulnerabilidad

El mayor aislamiento nacional e internacional de Ortega, aunque él presuma de lo contrario, lo torna más vulnerable a las presiones y sanciones