“El éxito requiere de sacrificios”

Su historia es inspiradora. Originaria de una comunidad rural cercana a la ciudad de Matagalpa, Yelba Chavarría de Calderón buscó empleo como dependiente de una tienda para sostener sus estudios nocturnos de educación secundaria y luego la carrera de contabilidad, la cual ejerció durante ocho años, para una delegación de Gobierno, hasta que en 1988 decidió abrir una pequeña tienda en casa de una cuñada.