Los obispos reunidos en el sínodo señalan que así como se expresa la necesidad de acoger a las familias en dificultades, se debe también hablar de las familias fieles a las enseñanzas del evangelio y reafirmar que el matrimonio indisoluble es feliz y posible.