Convaleciente de la cesárea, sentada en una tabla casi a ras de la tierra en la cocina atestada por el humo del fogón recién apagado, “Eva” sostiene sobre sus piernas al bebé que hace menos de dos semanas trajo al mundo. Le sonríe y con el índice le hace cosquillas en el mentón.
css.php