Dos mil productores sin financiamiento

En Masaya  Crédito sólo para aquellos que cultiven más de cinco manzanas de granos LEOPOLDO ARIAS – Corresponsal MASAYA.— La alegría de la entrada del invierno de las familias campesinas que hacen producir la tierra para garantizar los alimentos, no llegará a unos 2,500 medianos agricultores de Masaya, porque existen serios problemas con el crédito […]

En Masaya





 Crédito sólo para aquellos que cultiven más de cinco manzanas de granos

LEOPOLDO ARIAS – Corresponsal


MASAYA.— La alegría de la entrada del invierno de las familias campesinas que hacen producir la tierra para garantizar los alimentos, no llegará a unos 2,500 medianos agricultores de Masaya, porque existen serios problemas con el crédito rural.

“Los obstáculos con que han tropezado los campesinos es que no son sujetos de crédito, que favorece sólo a aquellos productores que siembran más de cinco manzanas de tierra”, afirmó Duilio Narváez, presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG).

El dirigente campesino dijo que los más de 3,500 productores afiliados a la UNAG en Masaya, esperan sembrar un diez por ciento de su capacidad.

“Lo harán con recursos propios y esto hace indicar que sólo producirán granos básicos para el autoconsumo”, agregó Narváez.

Según las proyecciones de la UNAG, para este ciclo agrícola se cultivarán 1,200 manzanas de maíz; 7,000 de sorgo; 4,000 de soya; 2,000 de maní; 1,200 de hortalizas; 1,200 de frijoles y se le dará mantenimiento a 2,000 manzanas de café.

“Para cultivar lo proyectado ellos necesitan 105 millones de córdobas en financiamiento y el Gobierno a través del Fondo de Desarrollo Rural sólo destinó 80 millones de córdobas para la producción”, añadió.

Esto significa que el Fondo de Desarrollo Rural no tiene ni para financiar el ciclo agrícola en el departamento de Masaya, y aquí desde el comienzo del invierno se dejará de sembrar unas 12,000 manzanas de granos básicos, puntualizó Narváez.

Otros 35 campesinos jefes de familia de la comunidad Las Conchitas están en la misma situación de la busca de crédito y “éstos están como cuando un humano busca agua en el desierto”, agregó.

El PAS tiene organizado a 1,500 agricultores de los departamentos de Granada, Masaya y Carazo, en pequeños bancos comunales a los que la Fundación Cuatro y 2000 destinó 250,000 dólares para el ciclo de primera.

Sin embargo, para favorecer a más campesinos se necesita organización para hacer una sola compra de insumos como los ingenios azucareros que adquieren un quintal completo de abono en 75 córdobas, mientras el agricultor lo adquiere a C$127, lo mismo tienen que hacer con la comercialización de sus cosechas, entregándoles silos metálicos para que la guarden.

La ingeniera agrónoma Nidia Francis dijo a los agricultores que sin ellos no podrían poner en práctica sus conocimientos, porque en las universidades reciben la teoría y la práctica la desarrollan con los campesinos y estamos preocupados por el crédito, puntualizó.

Los agrónomos lo que hacemos es dirigir a los agricultores para que formen una parcela modelo y el programa PAS lo que hace es darles un impulso para que ellos salgan adelante, diversificándola con diversos cultivos a fin de que obtengan ingresos todo el año, dijo Cristina Luna.

La responsabilidad de este profesional de la agronomía es que los 75 productores de Tisma no tengan pérdidas en sus cultivos y a los campesinos los miran como a sus padres

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: