Estelí libera a nueve madres

ADOLFO OLIVAS OLIVAS y MARTHA M. GONZALEZ Corresponsales ESTELI.— Elsa del Rosario López Salguera salió de prisión, siempre generosa y sonriente, lista para abrazar a sus cuatro hijos, por cuyo amor fue capaz de vender drogas, ante la ausencia del hombre con el que los había procreado. Junto a sus hijas Petrona López Molina (23), […]






ADOLFO OLIVAS OLIVAS y

MARTHA M. GONZALEZ

Corresponsales


ESTELI.— Elsa del Rosario López Salguera salió de prisión, siempre generosa y sonriente, lista para abrazar a sus cuatro hijos, por cuyo amor fue capaz de vender drogas, ante la ausencia del hombre con el que los había procreado.

Junto a sus hijas Petrona López Molina (23), y Ana Guadalupe López Avila (31), doña Elsa (45), recobró su libertad mediante una Ley de Indulto decretada el 24 de mayo por la Asamblea Nacional.

Esta era toda una familia que estaba envuelta en la comercialización de drogas en el Barrio “Oscar Gámez”, de la ciudad de Estelí. Ana Guadalupe recibió su carta de libertad en una de las salas del Hospital San Juan de Dios, donde recibía atención médica bajo custodia.

Doña Elsa, que estuvo en prisión casi dos años, vendió su casa para pagarle a un abogado que la defendiera, por lo que sus cuatro hijos menores han vivido de la caridad pública dispersos en hogares sustitutos.

Estando en la cárcel perdió a su hijo Héctor López Chavarría (17), que por falta de hogar dormía en las oficinas de un organismo no gubernamental, muriendo por falta de atención médica en el Hospital San Juan de Dios.

“Es horrible salir de la cárcel y no encontrar a mi hijo del alma, si yo hubiera estado con él no hubiera muerto, esto es lo que más me duele”, clamó la mujer con el rostro bañado de lágrimas.

“Lo primero que haré es recorrer los diferentes lugares para recoger a mis cuatros hijos pequeños y abrazarlos, aunque no sé dónde voy a vivir con ellos porque he quedado sin casa”, manifestó.

El obispo Abelardo Mata, en la homilía de acción de gracias por la liberación de las nueve reclusas, dijo que muchas mujeres han caído en las garras de la droga empujadas por la situación de pobreza y se sienten acosadas para buscarles el alimento a sus hijos.

El prelado católico señaló que es admirable la forma cómo las madres solas enfrentan todas las vicisitudes para costear el sustento, alimentación, educación y formación de sus hijos.

Monseñor Mata expresó que “toda madre merece honra, sea santa, sea prostituta, sea heroica, porque siempre es nuestra madre”, al tiempo que animó a las liberadas a entrar con pie firme de nuevo a sus hogares, bajo la protección de la Virgen María.

El teniente primero Iván Ruiz Ruiz, jefe del Sistema Penitenciario Regional “La Chácara”, indicó que con la liberación de las nueve reclusas en este centro penal solamente quedan cuatro mujeres.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: