Lanzador nica enfrentó a Sammy Soza

TITO RONDON No sabemos si Vicente Padilla se decepcionó o no cuando no fue nombrado para abrir ni el sábado ni ayer. Una de las razones que no lo sabemos es su relevo anoche, preciso y mortal. Apagó una rebelión de los Cachorros sacando el tercer out y retiró a los cuatro que enfrentó aunque […]

Padilla mejoró a 0.79 su efectividad.

TITO RONDON

No sabemos si Vicente Padilla se decepcionó o no cuando no fue nombrado para abrir ni el sábado ni ayer. Una de las razones que no lo sabemos es su relevo anoche, preciso y mortal. Apagó una rebelión de los Cachorros sacando el tercer out y retiró a los cuatro que enfrentó aunque Chicago se impuso al final por 4-3.

No podía faltar el ponche, pero lo más bonito fue tal vez el broche de oro. Enfrentó a uno de los dos únicos bateadores en la historia en conectar 60 o más jonrones dos temporadas seguidas (o en dos temporadas a secas, que ni Babe Ruth lo hizo), Sammy Sosa (el otro es, por supuesto, Mark McGwire), en rola a tercera.

Parte del éxito de Vicente se basó en algo que ya es rutina en esta temporada, su asombroso control. De once lanzamientos, nueve fueron strikes, ya sea de verdad o creados en algún swing inútil por algún frustrado bateador.

Con el juego 1-1 en el quinto episodio, el zurdo Dan Plesac relevó para retirar al peligroso Willie Greene, y se quedó en el partido.

En el cierre del sexto sencillos de Henry Rodríguez y el novato Augie Ojeda alrededor de un sacrificio de Jeff Reed colocó corredores en primera y tercera y venía a batear el lanzador Ismael Valdés. El manager de los Cachorros Don Baylor mandó el “squeeze de seguridad”, es decir, el sacrificio sin que se moviera el corredor de tercera. Con dos corredores en posición anotadora venía el prometedor jugador de cuadro y bateador derecho Chad Meyers, y trajeron a Vicente.

El primer lanzamiento fue la primera bola mala, pero dos lanzamientos más tarde Meyers elevaba al jardín derecho.

El séptimo lo lanzó Vicente entero. Damon Buford logró la otra mala, pero se ponchó tirándole. Los dos grandotes de los Cachorros se fueron en tres pitchadas, Mark Grace en rola a primera, y Samuel Sosa al primer lanzamiento en rola a tercera.

En el octavo le tocaba batear a Padilla, pero el hombre que anotó la carrera que ganó la Serie Mundial en 1997, Craig Counsell dio hit de emergente por Padilla, pero no anotó.

En el décimo Arizona hizo dos carreras, pero en el cierre una base por bolas, un wild pitch, un sencillo y dobles de Grace (abriendo tanda) y Reed dejaron tendidos a los Cascabeles.

Padilla lanza en siete juegos, todos relevos, finalizando cinco. Tiene una victoria sin derrotas ni rescates. Lanza once y un tercio innings, permitiendo apenas ocho imparables (un doble, le batean .186) y dos bases por bolas, buenos para una carrera, limpia. Poncha a trece adversarios  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: