Acepta su Amistad con sus cualidades y defectos

Estimada psicóloga: Tengo 16 años y curso mi 4to. año de secundaria en el Instituto Villa Bulgaria, desde pequeña gracias a Dios he sido una excelente alumna, hasta que conocí a una amiga en tercer año. Ella es bien despreocupada, no le gusta copiar, ni hacer tareas, no es aplicada en los estudios y pienso […]

Estimada psicóloga: Tengo 16 años y curso mi 4to. año de secundaria en el Instituto Villa Bulgaria, desde pequeña gracias a Dios he sido una excelente alumna, hasta que conocí a una amiga en tercer año. Ella es bien despreocupada, no le gusta copiar, ni hacer tareas, no es aplicada en los estudios y pienso que eso ha influido para que yo baje mi rendimiento. Algunas compañeras me han dicho que yo he cambiado, que me separe de ella, pero siento que es la única persona que me escucha y entiende, aunque sé que en ocasiones es un poco envidiosa.

Yo la aprecio mucho, he hablado con ella, pero no entiende, estoy muy confundida, quiero subir mis clases y volver a ser la misma. No sé si deba alejarme de ella. Ayúdeme por favor.

Respuesta: A tu edad la amistad se convierte en una de las muchas cosas importantes en nuestras vidas, la mayoría de las actividades que realizamos giran alrededor de nuestros (as) amigos (as), el compartir nuestros más íntimos secretos con alguien, solidarizarnos con las problemáticas de ellos (as), confiar y que confíen en nosotras (os), son sentimientos que se viven con mucha intensidad.

Pero es también a esa edad en la que nos volvemos vulnerables a situaciones, personas o experiencias que pueden influir en nuestra personalidad, sentimientos, conductas y en nuestras formas de pensar. Es entonces aquí cuando las relaciones nos comienzan a generar gratificaciones o nos hacen daño. En la Adolescencia una (o) necesita tener a alguien en quien confiar, a quien querer y a quien proteger, existe una necesidad por sentirnos útiles, de encontrarnos a nosotras (os) mismas (os), ser parte de algo o de alguien y es cuando se corre el peligro de que las relaciones ya sean de amistad o noviazgo se vuelvan dependientes, autoritarias y muy negativas.

Es bueno que aprendas a ser una buena amiga, pero debes tener claro que no todas las personas están capacitadas para serlo. Recuerda que para ser amiga (o) no debes dejar de ser vos misma (o), es esto lo que le da sentido y contenido a esa relación: ser siempre uno (a) mismo (a).

Vos SOS única, no existe nadie idéntica a vos, eso significa que tenés la responsabilidad de hacer y de escoger para tu vida todo lo bueno y positivo que esté a tu alcance.

El cambio en una persona es voluntario y personal. Tu amiga no va a cambiar sólo porque vos se lo pedís, lo va a hacer cuando ella sienta la necesidad de hacerlo.

La amistad es un sentimiento bonito, pero cuando es compartido al mismo nivel, con intereses comunes y objetivos afines por ambas partes. Tal vez tus metas no coinciden con las de ella o viceversa. Date el permiso de verla como ella es objetivamente, acéptala con sus cualidades y defectos, sin que esto afecte más tu vida; permití que la relación llegue hasta donde tenga que llegar, pero por sobre todas las cosas no te olvides que lo más valioso e importante en tu vida SOS vos misma.

Descúbrete a través de tus potencialidades y capacidades, conoce gente, crece, sigue preparándote, proponte metas, haz tu proyecto de vida personal basado en tus necesidades y expectativas y no en la de otros (as), esto te permitirá establecer relaciones más sanas e independientes.

Lic.Karla Olivares Pérez

Psicóloga Integral

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: