Sobre la dolarización de la economía salvadoreña

Jorge Icabalcetajicabal@aat113.ocs.lsu.edu Es interesante el artículo del señor Oscar Alemán sobre la dolarización en El Salvador. Sin embargo creo que al artículo le hace falta mencionar lo siguiente: En teoría económica, la dolarización sería una política negativa en condiciones ideales de mercado. Esto sucede porque cuando un país tiene divisa local, éste puede maniobrar la […]

Jorge Icabalcetajicabal@aat113.ocs.lsu.edu

Es interesante el artículo del señor Oscar Alemán sobre la dolarización en El Salvador. Sin embargo creo que al artículo le hace falta mencionar lo siguiente: En teoría económica, la dolarización sería una política negativa en condiciones ideales de mercado. Esto sucede porque cuando un país tiene divisa local, éste puede maniobrar la tasa de cambio para reducir costos y promocionar exportaciones y captar mas divisa extranjera. La dolarización es una política que puede resultar costosa porque no permite este tipo de maniobra. Además, por muchos años los especialistas agrícolas de los Estados Unidos se han quejado que el dólar ha estado sobrevaluado con respecto a otras divisas importantes como el yen japonés y el marco alemán.

Esta sobrevalución conlleva a una reducción de las exportaciones y los exportadores agrícolas e industriales pierden mercados porque la sobrevaluación reduce la competitividad.

En nuestros países latinoamericanos el Banco Central muchas veces se utiliza como “caja chica” del gobierno de turno. Esta situación causa recelo en inversionistas potenciales nacionales y extranjeros. De ahí, que si se dolariza la economía, el país se vuelve más atractivo para la inversión extranjera y nacional porque el gobierno no puede manipular el sistema financiero fácilmente.

En conclusión, la dolarización puede llevar a un incremento en los costos de producción en el largo plazo y a una reducción en la competitividad del país a nivel internacional, y por ende, a una reducción de las exportaciones y deterioro de la balanza comercial. No obstante, la dolarización puede ser una parte de la solución a la corrupción agobiante en nuestros países. O sea, cuando un país dolariza su moneda está admitiendo que no puede combatir la corrupción de otra manera. Finalmente, se debe sopesar si el país gana más en el largo plazo con o sin dolarización. Yo creo que la dolarización no debería ser utilizada como un arma para combatir la corrupción gubernamental de nuestros países.  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: