Postalita para mis compatriotas

Alberto Rojas M.arojas_marquez@yahoo.com Dentro de algunos días el FSLN hará su consulta nacional. Con esta consulta, Daniel Ortega quiere que se le avale como candidato a la Presidencia de la República, lo que pone a muchos nicaragüenses en una seria disyuntiva. Por un lado, creemos que Nicaragua necesita un partido de izquierda serio y moderno […]

Alberto Rojas M.arojas_marquez@yahoo.com

Dentro de algunos días el FSLN hará su consulta nacional. Con esta consulta, Daniel Ortega quiere que se le avale como candidato a la Presidencia de la República, lo que pone a muchos nicaragüenses en una seria disyuntiva.

Por un lado, creemos que Nicaragua necesita un partido de izquierda serio y moderno que sea una opción de desarrollo para la mayoría de los nicaragüenses. Por el otro lado, estamos claros que Daniel Ortega no tiene ninguna relación con el partido serio y moderno que queremos. ¿Qué hacer?

Pienso que si Tinoco o Martínez Cuenca ganan la candidatura del FSLN, este partido tiene una opción real de ganar la Presidencia pero… todavía no es tiempo. Al FSLN le hace falta mucho por crecer, le hace falta implantar cambios internos que lo conviertan en un partido de gente de frente en alto y le hace falta tiempo y aprendizaje.

Tal como está, de ganar Tinoco o Martínez Cuenca y de llegar a la Presidencia del país, tendría el lastre de Ortega y compañía queriendo ser (y siendo) el poder detrás del trono. ¡Un desastre completo!

Por lo tanto, hay que evitar esto. ¿Cómo? Muy sencillo. En la próxima consulta, estimada y estimado compatriota, aunque usted no sea del FSLN o no lo quiera ver ni en pintura, levante sus pies y vaya a votar por Daniel Ortega como candidato a la Presidencia por el FSLN.

De esta forma, nos garantizamos varias cosas: 1. Ortega va a pensar que va a ganar, pero va a perder la elección del 2001; 2. Con otra derrota más, por fin podrá haber a lo interno del FSLN cambios que marginen a los Ortega, Borge, Arce, Cerna y asociados; 3. El FSLN tendrá cinco años para convertirse en un partido político de verdad; y 4. Podremos contar en un futuro cercano con el partido de izquierda serio, moderno y comprometido (en los hechos) con su pueblo.

No lo dude. Hágale un favor a Nicaragua: ¡A votar por Daniel en esta consulta de la falsificación del FSLN!