Cristo indivisible

Los investigadores, científicos, filósofos, teólogos y aún religiosos que se encuentran en una corriente de opinión en donde pretenden presentar a Jesús totalmente separado en lo humano y lo Divino; alegan que o es sólo humano o sólo divino y que su vida se parte en dos; una al estar en la tierra y otra […]

Los investigadores, científicos, filósofos, teólogos y aún religiosos que se encuentran en una corriente de opinión en donde pretenden presentar a Jesús totalmente separado en lo humano y lo Divino; alegan que o es sólo humano o sólo divino y que su vida se parte en dos; una al estar en la tierra y otra al ascender al cielo.

Otros alegan que sólo fue un hombre que instauró una nueva doctrina o filosofía de la vida y que su paso por la historia no es tan trascendental.

Los que tenemos un poco de fe, sobre todo los cristianos, no debemos dejarnos influenciar por esta corriente de opinión. No olvidemos que la naturaleza de Cristo Dios–Hombre es indivisible e inseparable, con él la historia tuvo un nuevo comienzo en donde se renovó la esperanza perdida por siglos en una humanidad dominada por la barbarie, la crueldad, la injusticia, la opresión y la miseria.

Con Cristo la libertad, la paz y el amor tomaron forma y se anidaron en la mente y pensamiento del hombre. Esto no se logra siendo sólo un hombre, se requiere un poder superior que haga realidad esos anhelos.

No nos inspira sólo un hombre, nos inspira un Dios, quien se hizo hombre para morar eternamente entre nosotros y nosotros con Él.

Marlon José Navarrete Espinoza