Felices sin pareja

Los jóvenes celebrarán el “Día del amor y la amistad” con mucho entusiasmo, aunque no todos tengan pareja. En las discotecas, en los restaurantes, los bares y las salas de cine, este próximo 14 de febrero encontrarás a los solteros que tienen mucho que celebrar. Aunque no tienen un galán que les llama por las […]

Los jóvenes celebrarán el “Día del amor y la amistad” con mucho entusiasmo, aunque no todos tengan pareja. En las discotecas, en los restaurantes, los bares y las salas de cine, este próximo 14 de febrero encontrarás a los solteros que tienen mucho que celebrar.

Aunque no tienen un galán que les llama por las mañanas para decirles: “Te amo, feliz día del amor”, sí tienen un amigo que les dice: “¡Brother, es nuestro día, qué vamos a hacer hoy?!”, “Feliz día de la amistad”.

Aquí Entre Nos te presenta algunos testimonios de jóvenes que no tienen pareja para este próximo Día de San Valentín y cuya condición no será obstáculo para festejar.

Felizmente sin novio

Rosa Argentina Cardenal, es una guapa morenaza de 20 años de edad, que aún no ha encontrado su media naranja. Nunca ha estado enamorada. Desde la infancia ha cultivado buenas amistades con las que anualmente festeja el “Día de la Amistad”.

Sus amigas, que forman un grupo de nueve muchachas, estudiaron juntas primaria y secundaria en el Colegio Teresiano, y actualmente estudian en la misma universidad.

Cardenal cursa el tercer año de Administración de Empresas en la Universidad Centroamericana (UCA).

Por tener una amistad de más de diez años, estas muchachas se quieren como hermanas y se saben “la vida y milagros” de cada una de ellas.

Algunas tienen novios, otras no. “Lo más seguro es que salgamos a cenar y luego vayamos al cine, claro que los novios no van. Las que tienen pareja salen después. No puede faltar el detallito de una tarjeta elaborada por nosotras mismas alusiva al Día de la Amistad, eso es algo que siempre hacemos”, explica Cardenal.

A sus 20 años aún no sabe lo que es tener novio, lógicamente no tiene nada que extrañar, no tiene la nostalgia de recibir regalos o bien una llamada telefónica. Aunque admite que hay ocasiones en que sí le gustaría tener novio, pero no es precisamente por esta fecha del Día del Amor.

”Se podría decir que yo sé qué es andar dando vueltas escogiendo regalos, ver qué ropa se va a poner uno en la noche y todas esas cosas que hacen las novias. Es algo que he experimento con mis amigas, pero yo no lo he vivido”, cuenta.

“Un amigo es aquella persona en la que podés depositar confianza, te acepta tal y como sos, y no pide que cambies. Esto debe ser recíproco”, expresa.

Amistades fructíferas

En nuestro recorrido por la Alianza Francesa nos encontramos a Ernesto Orozco, de 18 años de edad, estudiante del primer nivel de francés y cursa segundo año de arquitectura en la Universidad Nacional de Ingeniería. Este joven no tiene pareja para celebrar el Día del Amor, pero tiene vecinos y amigos de bachillerato con los cuales se contactará para salir a celebrar.

Nos cuenta que generalmente para esta fecha él nunca tiene novia, pero que es algo que no le incomoda porque sus amistades son muy fructíferas y llenan su tiempo y espacio. No niega que le gustaría tener novia para hacer de esta fecha algo especial. “Nosotros, mis amigos y yo, no nos regalamos nada, más que la presencia de cada uno, y los planes son improvisados”, agrega Orozco.

“Yo sé que uno tiene muchos compañeros de clases, vecinos, pero mis amigos de verdad sólo son siete. La amistad es compartir y se es amigo de verdad cuando conoces más a la persona”, apunta.

“No necesito novio”

“No me hace falta un novio para ser feliz y esas personas que se frustran por no tener pareja son muy inseguras”, contestó Geraldine Porras, de 25 años de edad, al preguntarle si le gustaría tener novio para esta ocasión especial que se aproxima.

“Te va a dejar el tren” es un dicho popular que casi a diario sus hermanos y de vez en cuando su mamá se lo recuerdan. Porras agrega que no necesita visitas los fines de semana, ni chavalos celosos que la estén llamando para controlarla, y que sus dos únicos novios le han dejado recuerdos muy amargos.

Martha, Ricardo y Ramón, son sus tres mejores amigos. Los conoce desde los 14 años de edad, cuando estaba en segundo año de secundaria en el Instituto Ramírez Goyena. Ellos se la pasan muy bien y para este próximo jueves tomarán un bus rumbo a Pochomil para celebrar un año más de amistad. ”Estamos ahorrando desde enero para podernos ir todo ese fin de semana, y sé que la vamos a pasar de lo mejor en el mar. Nosotros no necesitamos, al menos yo no, de un novio”, asegura la joven.

¡Abrir las puertas del corazón!

La psicóloga y consejera matrimonial Paula Ramírez Nicaragua, sostiene que “los jóvenes que no tienen problemas para socializarse y que les agrada tener amigos y que pueden trabajar en colectividad son dignos de aplaudir, ya que no todos tiene esa gran habilidad”.

“Efectivamente no se necesita de una pareja para ser feliz, ejemplo de ello son los sacerdotes, las novicias y todas las personas que deciden consagrar su vida a Dios. Sin embargo hay que señalar que muchos jóvenes y también adultos, reflejan muchas veces un desdén por la persona que les atrae o de la que están enamorados. No exteriorizan sus sentimientos por temor a ser lastimados o bien por factores machistas”, explica la especialista.

“Estas personas reflejan al mundo exterior que son felices y que las amistades llenan el vacío que llevan dentro, cuando la realidad que viven es otra”.

“Muchos jóvenes cierran las puertas de su corazón por egoísmo, por inseguridad de sentimientos, entre otros elementos, y no saben que eso es un problema. Crecen, llegan a adultos y tiene serios problemas para establecer relaciones amorosas”.

“El ser humano no puede negarse a sí mismo las vivencias que son necesarias y naturales para vivir, tal como lo es enamorarte, o sea, no se puede llegar a la vejez teniendo únicamente amistades porque tenés miedo a amar”, concluye.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: