Presupuesto por programas

Trinidad Ruiz Úbeda TrinidadRui@msn.com Hace muchos años, cuando hubo en Nicaragua una oficina de Planificación Nacional, se intentó poner en vigencia el “Presupuesto por Programas” con “Objetivos y Metas bien definidos”, que me pareció muy adecuado para evitar sangrías indebidas al dinero presupuestado. Con el dinero asignado por obras con valores específicos, desde lo administrativo […]

Trinidad Ruiz Úbeda TrinidadRui@msn.com

Hace muchos años, cuando hubo en Nicaragua una oficina de Planificación Nacional, se intentó poner en vigencia el “Presupuesto por Programas” con “Objetivos y Metas bien definidos”, que me pareció muy adecuado para evitar sangrías indebidas al dinero presupuestado.

Con el dinero asignado por obras con valores específicos, desde lo administrativo hasta lo laboral, se podía controlar el buen uso del dinero público.

El concepto de gasto o “ingresos y egresos” era vago en su objetivo, en cambio en el presupuesto por programas se introducía el concepto de “inversión” que estaba atado a obras por realizar. Se podía medir la inversión mediante el avance físico de las obras presupuestadas y programadas.

Eso sí, al que quería tener mano libre para sacar el dinero de rubros del presupuesto asignado a una entidad, esta modalidad no le gustaba, porque estaba ligada a los programas de inversión y no podía desviar el dinero para otros fines sin ser detectado, porque afectaba la realización (producción) de las obras programadas con su presupuesto correspondiente.

Si esta idea es buena, aunque sea vieja, sería útil considerarla y adaptarla a los nuevos cánones de honestidad y transparencia que parecen prevalecer en el nuevo gobierno.

En Nicaragua hay personas que trabajaron en la Oficina de Planificación Nacional que conocieron la aplicación de este sistema y podrían serle de mucha utilidad al Gobierno de Nicaragua.  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: