Vicente Fox débil en su mandato

El año que termina trajo varios reveses al hombre que prometió el cambio “ya” en México Eduardo CastilloAP MÉXICO.- Vicente Fox, el hombre que puso fin a 71 años de un régimen unipartidista, encara la segunda mitad de su mandato debilitado políticamente por un severo revés electoral y en medio de una situación económica poco […]

Vicente Fox, el primer presidente de la línea opositora.

  • El año que termina trajo varios reveses al hombre que prometió el cambio “ya” en México

Eduardo CastilloAP

MÉXICO.- Vicente Fox, el hombre que puso fin a 71 años de un régimen unipartidista, encara la segunda mitad de su mandato debilitado políticamente por un severo revés electoral y en medio de una situación económica poco alentadora.

La popularidad del mandatario –por encima del 50 por ciento a lo largo del 2003– no impidió que su partido, el PAN, perdiera en las elecciones legislativas de julio más de 40 escaños en la Cámara de Diputados, lo que se tradujo en el fortalecimiento político del otrora gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En el 2000, Fox fue elegido el primer presidente emanado de las filas de la oposición. El PRI mantuvo la presidencia desde 1929, en lo que el escritor peruano-español Mario Vargas Llosa describió como una “dictadura perfecta’’.

El 2003, sin embargo, permitió al PRI alzarse como primera fuerza en el Congreso, donde varias iniciativas del gobierno de Fox no han sido aprobadas ante el rechazo de la oposición.

“Uno de los eventos en materia política más importantes es desde luego la elección (legislativa) de medio término en la cual se modificó la relación de fuerzas a favor del PRI y en detrimento del PAN y del presidente Fox’’, dijo a la AP José Antonio Crespo, analista e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas.

Para finales del año, no obstante, el PRI entró en un proceso de división, cuando poco más de 50 de sus 222 diputados federales se sumaron a una propuesta fiscal del gobierno. Pese a esa deserción, el proyecto fue rechazado.

La propuesta fiscal de Fox preveía gravar productos exentos como alimentos, medicinas, libros y periódicos. Al no poder convencer a la oposición, Fox dejó de lado su tono cordial con que inicialmente llamó a los legisladores a respaldar su proyecto y abiertamente se confrontó con el Congreso.

“No pueden grupos populistas o grupos que engañan y mienten… detener la marcha de México’’, dijo Fox, cuyo mandato concluye el 2006. Para algunos analistas, el que la mayoría de los escaños del Congreso estén en poder de la oposición no augura que la última mitad de su gobierno sea tersa.

“El gobierno queda prácticamente un tanto anulado para los próximos tres años’’, señaló Crespo, quien afirmó que Fox carece de mando y liderazgo. “(Fox) es un presidente popular, pero no hay la posibilidad de que esa popularidad se transforme en acciones, porque algunas instituciones intermedias lo bloquean’’, dijo a la AP Lorenzo Meyer, analista político e investigador del Colegio de México.

Un proyecto gubernamental para reformar el sistema eléctrico y permitir la inversión privada, nacional y extranjera, en la generación de electricidad, también se encuentra estancado en el Congreso.

Al revés electoral, le sucedió otro golpe contra el PAN y el presidente. En octubre, el Instituto Federal Electoral multó al partido del presidente con más de 31 millones de dólares por haber cometido irregularidades financieras durante la campaña de Fox en el 2000.

“Esto muestra que incluso aquellos que hicieron campaña con base en la honestidad, la moralidad, son bastante laxos en el cumplimiento de la ley”, comentó Meyer.

REDUCEN PRONÓSTICOS

En materia económica, el fin de año tampoco es grato para Fox, quien durante su campaña prometió un crecimiento de 7 por ciento para el país. El gobierno redujo sus pronósticos de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 3 a 1.5 por ciento, resultado de una débil actividad económica en el país y en Estados Unidos, el principal socio comercial de México.

Grupos privados hicieron lo mismo. El banco de inversiones estadounidense Merrill Lynch redujo sus expectativas originales de 2.3 a 1.2 por ciento.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: