Llega Fernández

Brindará clínicas de beisbol y predicará la palabra de Dios Gerald Hernández gerald.hernandez@laprensa.com.ni Durante 18 años, Tony Fernández se dedicó a atrapar rollings en las Grandes Ligas y lo hizo tan bien que entre 1986 y 1989 coleccionó cuatro guantes de oro como mejor campo corto defensivo de la Liga Americana. Tres años después de […]

Tony Fernández, quien brilló con los Azulejos, llega hoy a Nicaragua.

  • Brindará clínicas de beisbol y predicará la palabra de Dios

Gerald Hernández gerald.hernandez@laprensa.com.ni

Durante 18 años, Tony Fernández se dedicó a atrapar rollings en las Grandes Ligas y lo hizo tan bien que entre 1986 y 1989 coleccionó cuatro guantes de oro como mejor campo corto defensivo de la Liga Americana.

Tres años después de haber dejado los engramados, Fernández sigue moviéndose como si estuviera persiguiendo una pelota encima del segundo costal, pero ahora en otra faceta de su vida: el Evangelio.

Fernández llega hoy (11 a.m.) a Nicaragua, como pastor de la Iglesia Evangélica Asambleas de Dios, invitado por el reverendo Roberto Caiazzo.

El otrora estelar torpedero dominicano que participó en 2,158 juegos con cinco equipos diferentes en las Grandes Ligas, entre 1983 y el 2001, estará firmando autógrafos esta tarde en el Estadio Nacional, previo al juego entre la Costa y el Bóer.

El jueves por la mañana (9 a 12 m.) brindará una clínica de beisbol a los peloteros del Bóer y por la tarde hará lo mismo con un grupo de 200 chavalos de diversos barrios de Managua.

Este será el segundo aterrizaje de Fernández en Nicaragua.

Hace dos años visitó León, donde desarrolló una agenda similar a la que tiene planeada en esta oportunidad en Managua.

UNA ESTRELLA

Tony Fernández jugó 18 años en las Grandes Ligas, compilando 2,276 imparables y un porcentaje de bateo vitalicio de .288.

Cuatro guantes de oro certifican la solidez de su defensa, pero también tuvo buenas temporadas con el madero, como en 1999 cuando bateó para .328, con 41 dobles y 75 empujadas.

Además, participó en cinco Juegos de Estrellas y jugó en dos Series Mundiales.

Se retiró en el 2001, con 38 años de edad, luego de batear .293 en 123 turnos en un esfuerzo combinado con Milwaukee y Toronto.