China extermina civetas para combatir el SARS

Stephanie HooAP CHINA.- Las autoridades chinas iniciaron el martes la matanza de civetas hirviéndolas, ahogándolas, electrocutándolas e incinerándolas, con el propósito de poner freno a un presunto vínculo con el SARS. La acción, marcada por vívidas y en ocasiones perturbadoras imágenes de animales siendo llevados al sacrificio, representó un claro mensaje del gobierno que fue […]

Stephanie HooAP

CHINA.- Las autoridades chinas iniciaron el martes la matanza de civetas hirviéndolas, ahogándolas, electrocutándolas e incinerándolas, con el propósito de poner freno a un presunto vínculo con el SARS.

La acción, marcada por vívidas y en ocasiones perturbadoras imágenes de animales siendo llevados al sacrificio, representó un claro mensaje del gobierno que fue acusado de reaccionar con lentitud e ineficacia tras el primer brote del síndrome respiratorio agudo severo, en noviembre del 2002. En esta ocasión, China está dispuesta a demostrar que actúa con rapidez.

Las autoridades esperan matar para el sábado a 10,000 civetas, un mamífero vinculado a las comadrejas y a las mangostas. La matanza comenzó el mismo día en que el primer afectado por el SARS esta temporada fue declarado “plenamente recuperado”.

Cientos de animales fueron confiscados de mercados donde se venden varios tipos de especies silvestres y sacrificados pese a que la Organización Mundial de la Salud pidió al gobierno que actúe con precaución. Las civetas son consideradas un manjar por muchos chinos.

“Los habitantes de Guangdong han estado comiendo animales silvestres durante siglos, pero el gobierno nunca antes había ordenado su matanza”, dijo el gerente de una fábrica de cigarrillos en Foshan, cerca de Guangzhou. El hombre dio sólo su apellido, Mo.

Fotos de periódicos mostraron empleados de agencias de salud pública vestidos con ropas protectoras, antiparras, máscaras quirúrgicas y guantes de goma ahogando a animales en tanques de agua.

Las civetas confiscadas en Guangzhou fueron electrocutadas y sus cuerpos cremados, dijo un empleado de la Oficina de Supervisión de Higiene de la ciudad. Pruebas genéticas han sugerido un vínculo entre civetas y el virus del SARS diagnosticado en un productor de televisión de 32 años en Guangdong, el primer caso de SARS en China esta temporada.

El primer caso de SARS fue registrado en Guangdong en noviembre del 2002. La enfermedad mató a 774 personas, la mayoría de ellas en Asia, antes de ser controlada en junio.

EL PROCESO

“Primero les ponemos (a los animales) desinfectante para esterilizarlos, luego los electrocutamos, y finalmente los incineramos”, dijo el hombre, que se negó a ser identificado.