Rechazan injerencia de Estados Unidos

Ary Neil Pantojay Arlen Pérez politica@laprensa.com.ni La participación de las autoridades de la Embajada de Estados Unidos en la elección de la junta directiva de la Asamblea Nacional fue rechazada ayer por una coalición de organismos de la sociedad civil, el Movimiento Renovador Sandinista (MRS) y el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh). El director […]

La particiipación de los funcionarios norteamericanos fue evidente en la negociación.

Ary Neil Pantojay Arlen Pérez politica@laprensa.com.ni

La participación de las autoridades de la Embajada de Estados Unidos en la elección de la junta directiva de la Asamblea Nacional fue rechazada ayer por una coalición de organismos de la sociedad civil, el Movimiento Renovador Sandinista (MRS) y el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

El director ejecutivo del Cenidh, Javier Pérez, rechazó la intromisión de los diplomáticos norteamericanos y calificó de “vergonzosa” la actitud de los políticos que avalan y propician tal intromisión.

Pérez señaló que el hecho de la falta de consenso en la elección interna de la Asamblea Nacional, no es motivo para que el Partido Liberal Constitucionalista y el Gobierno “salgan a buscar un pie de amigo”. Pérez responsabilizó directamente al PLC y al Gobierno de la intromisión estadounidense en el Parlamento.

A nivel diplomático, Pérez dijo que el Gobierno debió haber hecho un llamado de atención a la embajadora Barbara Moore, pero, señaló, eso es improbable “puesto que el mismo gobierno está de acuerdo con esa intromisión”, dijo Pérez.

Mientras tanto, Violeta Delgado, enlace de la Coordinadora Civil dijo que tienen información de que se quiere complacer peticiones de la Embajada Americana.

“La composición de la nueva junta directiva está siendo condicionada al indulto a Arnoldo Alemán y esta es una condición de la Embajada de Americana al presidente de la República, y a la bancada Azul y Blanco”.

El Movimiento Renovador Sandinista califica como “una vergüenza nacional la actitud de indignante sumisión de ciertos políticos arnoldistas autodenominados “liberales”, frente al abierto injerencismo de la Embajada de Estados Unidos”.