Correspondencia moderna

Muchos ya no escriben cartas por correo ordinario, las bondades de los mensajes instantáneos han cautivado a todos y el pliego de papel en su sobre quedó sustituido y ampliado al poder incorporar fotos, videos, música caritas etc.., sin embargo algo se está perdiendo en este proceso La comunicación directa fluida, se ha transformado en […]

Muchos ya no escriben cartas por correo ordinario, las bondades de los mensajes instantáneos han cautivado a todos y el pliego de papel en su sobre quedó sustituido y ampliado al poder incorporar fotos, videos, música caritas etc.., sin embargo algo se está perdiendo en este proceso

La comunicación directa fluida, se ha transformado en conversación y el flujo de mensajes se sucede de la misma forma que en la expresión oral: yo hablo, tú respondes, te interrumpo, añades un comentario, nos reímos etc..

Tal fenómeno es magnífico, sobre todo para quienes estamos lejos de nuestros familiares y amigos, pero… siempre hay un pero dirán ustedes; y si lo hay, estamos acabando con las normas de cortesía y de redacción.

El descuido es la tónica de mucho de los mensajes que se reciben por correo electrónico, y no digo e-mail porque así se escribe en inglés y yo soy hispanohablante.

Debemos ser cuidadosos, recordemos que nuestros mensajes son nuestros portavoces, somos nosotros mismos en varias líneas de texto. Por eso les puntualizaré algunos consejos para que sus mensajes sean efectivos, claros y con calidad.

Para no aburrir al destinatario debemos emplear frases breves y sencillas. Las frases demasiado largas o complejas dificultan el entendimiento. La puntuación es un elemento decisivo en tal sentido, recuerden que una sola coma mal colocada puede cambiar el significado total de una frase, como en la anécdota de “Matarlo no perdonarlo” donde la colocación de este singo decidía la vida o la muerte de un preso.

Evitemos las abreviaturas, no es un chat por un celular es una carta por vía electrónica

Evitemos recargar de figuras y sonidos nuestros mensajes, seamos sobrios y si usamos alguna decoración debe estar en concordancia con el mensaje.

No escribamos solo en letras mayúsculas, algunos consideran que eso significa que estamos gritando, por ende es mala educación, escribamos las mayúsculas solo cuando sea necesario

Las normas de cortesía de la correspondencia tradicional deben mantenerse en el correo electrónico. Debemos saludar, despedirnos, etc. con cortesía y respeto, velando por emplear la estructura de la carta en su forma habitual: entrada, introducción, cuerpo o desarrollo, despedida o conclusión y firma.

Con respecto a la fecha no es imprescindible ya que el programa de gestión de los correos, toma la fecha directamente. Pero el asunto si hay que ponerlo, para que no llegue vacío al receptor, recuerden que por precaución ante los virus informáticos, muchas personas cuando no ven un asunto borran directamente el mensaje sin fijarse en el emisor

Recuerde firmar su mensaje con su nombre y dos apellidos y al menos un número de teléfono. En total, los datos personales o profesionales no deben exceder de 4 ó 5 líneas.

Por último recuerden visitar el Chat del Idioma en la página Web del diario LA PRENSA, cuya dirección electrónica es: WWW.laprensa.com.ni. Allí les responderemos de forma rápida sus dudas e inquietudes sobre el idioma.