Cartas al Director

Cartas al Director Progreso “Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande, sólo es posible avanzar cuando se mira lejos”. Personal de Salud Es doloroso y preocupante que se esté involucrando a los médicos y resto de trabajadores de la Salud, cada día más, en acusaciones y condenas por negligencia, imprudencia o impericia médica, cuando […]

  • Cartas al Director

Progreso

“Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande, sólo es posible avanzar cuando se mira lejos”.

Personal de Salud

Es doloroso y preocupante que se esté involucrando a los médicos y resto de trabajadores de la Salud, cada día más, en acusaciones y condenas por negligencia, imprudencia o impericia médica, cuando todos nos hemos comprometido con la sociedad y con nosotros mismos a velar por la vida y por la salud de nuestros pacientes.

La situación está llegando a su límite porque fácilmente se acusa al personal de Salud por lesiones u homicidios sin que se profundice en las pruebas y en los hechos cuya naturaleza siempre es de mucho riesgo. Los pacientes tienen razón de reclamar y protegerse, pero también los médicos y resto de profesionales de la Salud tienen el derecho de defenderse y la necesidad de consideración a su labor donde nunca pretenden dañar a las personas.

Sabemos que hay deficiencias en el sistema y que los trabajadores de la Salud a pesar de los riesgos a que se exponen tratan de superarlas o amortiguarlas para brindar cuidado y asistencia a los pacientes.

El caso de la enfermera acusada de homicidio culposo es muy lamentable porque una desdichada mujer trabajadora ha sido expuesta al público como una homicida y delincuente, se le ha desprestigiado y ha pagado por el descuido de todo el sistema.

Es indispensable que los abogados y los jueces usen todo su juicio crítico para determinar la naturaleza de este hecho y si realmente fue negligencia médica o un inevitable accidente producto de muchas circunstancias propias de las incontables carencias y calamidades de nuestros hospitales.

Si se va a sentar un precedente que no sólo sea únicamente con una enfermera que estaba sola atendiendo enfermos en una unidad de cuidados críticos durante un turno.

Manuel de Jesús Sánchez Berríos

Leguleyada

El reciente rechazo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a la demanda entablada por Nicaragua a Costa Rica por xenofobia es una leguleyada.

Al leer las 73 páginas emitidas por el organismo multilateral, de lo primero que nos enteramos es del predominio de un tecnicismo jurídico exagerado, capaz de enredar a cualquier jurista y de confundir tras una cortina de humo, los hechos por los que Costa Rica fue acusada de xenofobia.

El psicólogo clínico norteamericano William Paer, con más de 40 años de estudiar la conducta del costarricense, señaló recientemente en una entrevista que “el costarricense está lleno de miedo, es inseguro y ve al extranjero como una amenaza”. Paer eximió a los costarricenses en general de la xenofobia, afirmando que no es un problema patentado por los ticos, sino que es un problema mental que existe en todas partes del mundo. Sin embargo, señaló a algunos grupos como xenófobos y responsabilizó a los flujos migratorios originados en dos décadas pasadas como responsables de que la xenofobia haya echado raíces en el país. Esta realidad de xenofobia fue ignorada por los juristas. No nos asusta pues este fallo, al considerar la Comisión que un tecnicismo jurídico o una serie de pruebas laxas los llevaron a este resultado, enterrando a mayor profundidad la humanidad del nicaragüense Natividad Canda, quien murió en las fauces de dos perros rottweiler ante la mirada dopada de autoridades policiales ticas incapaces de hacer algo por un ser humano.

Pedro Rafael Gutiérrez Doña

Exhortación apostólica

Confío en que los miembros de la Conferencia Episcopal están plenamente volcados en la lectura detenida, meditación y difusión de la reciente exhortación apostólica del Santo Padre Benedicto XVI, sobre la Eucaristía, a la que llama “fuente y culmen de la vida y de la misión de la Iglesia”.

Estimo de vital urgencia que todos los pastores católicos se dediquen a dar a conocer este documento a todos los fieles de la Iglesia católica y a promover su fiel aplicación en todos los ambientes.

El pueblo de Nicaragua siempre se ha distinguido por ser eminentemente religioso. Como columnas de nuestro fervor católico tenemos dos manifestaciones que brillan especialmente: el amor a la Eucaristía y el amor a la Purísima. Aun así, no podemos quedarnos de brazos cruzados y pensar que ya podemos dormir sobre nuestros laureles. Los sacerdotes católicos y fieles (bautizados) laicos, en general, debemos ser responsables para mantener y fomentar la doctrina de la Iglesia católica, que nadie ni nada pueda arrancar de nuestra cabeza y nuestro corazón estas convicciones.

Con optimismo, dirijamos nuestra mirada hacia esas personas que deseamos recuperar para nuestra Iglesia: en muchos casos los hemos alejado por nuestro mal ejemplo, léase incoherencia.

Mari Cruz

Sofismas chavistas

No cabe duda que hay una buena intención en los tratados de libre comercio del Cafta, Alba y de cualquier otro que venga a colaborar en el desarrollo del país. Sin obviar que este tipo de relaciones mercantiles no significa compromisos políticos, ni vender nuestra soberanía.

Con la segunda venida del mandatario de Venezuela, Hugo Chávez Frías a Nicaragua, su actuar en la ciudad de León dejó mucho que desear.

El hecho de usar nuestro territorio patrio para lanzar epítetos contra EE.UU., compromete al pueblo nicaragüense, a Daniel Ortega Saavedra y al FSLN, y afecta la estabilidad social, comercial entre las naciones, a la comunidad cooperante, la empresa privada nacional y el capital internacional y en gran medida al FMI, BM, BID, etc., quienes están deseosos de invertir en nuestro terruño pero al ver esas actitudes se alejan.

Su actuar fue evidentemente provocador y es una clásica injerencia, compromete nuestra integridad nacional porque violenta la soberanía nacional.

Chávez desde su patria puede verter las amenazas que quiera contra el imperio norteamericano o la nación que le venga en gana, pero que no continué haciendo uso de nuestro suelo para caer en el relajo politiquero.

Su discurso violento en nada contribuye a la paz de Latinoamérica y del mundo. Chávez es un creador de conflictos. Tiene que respetar y no ser prepotente, pues para una eternidad no va a ser mandatario.

Daniel Ortega Saavedra y su esposa Rosario Murillo y el FSLN, deberían tener mucho cuidado con seguirle el jueguito a Chávez, y no deslumbrarse con esos discursos melosos porque el pueblo nicaragüense, la comunidad cooperante, el inversionista nacional e internacional pueden alborotarse, pensar en la no conveniencia y entrar en temores que podrían ahuyentar esa inversión que Chávez posteriormente no la dará. Se le agradece a Chávez el gesto de colaborar con nosotros, pero tiene que recordar que todo está supeditado a los convenios comerciales, no es regalo.

Lo que veo es que la política de Chávez conforme avanza el tiempo nos va a perjudicar y después podemos lamentarnos. No se niega que ha prometido instalar una refinería, instalar plantas eléctricas, instalar un Banco del Sur, hacer hospitales y otras cosas más. Sería excelente que todo eso lo regalara, pero desgraciadamente tenemos que pagar un costo ¿cuál será ese costo? Hay que tener cuidado con los sofismas políticos de Chávez. Todo por el buen desarrollo de nuestro país.

Bayardo Quinto Núñez

Benjamin Linder

Deseo hacer un homenaje para celebrar la vida de Benjamín Linder, quien dio su conocimiento, energía, humor y amor al pueblo de Nicaragua

El era un mecánico del Estado de Oregon, EE.UU., que partió hacia Nicaragua en agosto de 1983. Allí, en la remota región montañosa de El Cuá-Bocay, trabajaba en proyectos hidroeléctricos que hoy en día proveen energía a la comunidad, a las escuelas, clínicas y a los campesinos.

El 28 de abril de 1987, cuando empezaba la construcción de una pequeña represa, Benjamín y dos compañeros de trabajo nicaragüenses, Pablo Rosales y Sergio Hernández, fueron asesinados por los contrarrevolucionarios armados y pagados por el Gobierno de EE.UU.

En su tumba, ubicada en la ciudad de Matagalpa, reza el siguiente epitafio: “La luz que encendió brillará para siempre”.

Bry Moore
EE.UU.

Fe de errata

Tutsi

En el artículo los genocidios en África se escribió Tuti, cuando lo correcto es Tutsi.

Les ofrecemos nuestras disculpas.

El editor

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: