Cartas al Director

Cartas al Director Usurpación y tiranía “Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo a un mismo ciudadano en el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo, de donde se origina la usurpación y la tiranía”. Descaro El descaro del presidente Daniel Ortega es ilimitado. Un día de […]

  • Cartas al Director

Usurpación y tiranía

“Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo a un mismo ciudadano en el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo, de donde se origina la usurpación y la tiranía”.

Descaro

El descaro del presidente Daniel Ortega es ilimitado. Un día de estos con referencia a la suspensión de la ayuda de la Unión Europa (UE) y de EE.UU. a Nicaragua, Ortega dijo: “Se está atentando contra Nicaragua”. También dijo que “están bloqueando a Nicaragua al igual que lo hacen con Cuba”. Cabe preguntarle al señor Presidente: ¿acaso no es un atentado contra Nicaragua haberle arrebatado la personería jurídica al MRS y partido Conservador? ¿No es un bloqueo contra Nicaragua arrebatarle al pueblo el derecho de elegir a sus gobernantes por medio de un megafraude? ¿No es un atentado contra nuestro país institucionalizar, organizar y movilizar pandillas de delincuentes armados de morteros, palos y piedras para que golpeen a los ciudadanos que justamente hemos protestado contra el fraude electoral? ¿No es un atentado contra Nicaragua permitir que vándalos comunistas destruyan equipos de transmisión de radios como es el caso de las estaciones de León? ¿Acaso no es un bloqueo contra Nicaragua destituir a jefes de la Policía Nacional responsables, decentes y probos para sustituirlos por serviles orteguistas?

Es admirable la capacidad que tiene el señor Presidente para observar los “atentados” y los “bloqueos” que la comunidad internacional le hace a Nicaragua, pero parece que no tiene la misma capacidad para observar los atentados que él le hace a nuestro país. Y todavía tiene el descaro de querer que la comunidad internacional le financie su dictadura.

José Esteban McEwan Orúe

Sanciones económicas

Es imperdonable que el señor Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se haya querido lavar las manos en la cumbre de América Latina y el Caribe, que se realizó en Brasil, en la que dijo que la Unión Europea (UE), Estados Unidos y el Fondo Monetario Internacional (FMI), entre otros donantes, están imponiendo un bloqueo económico a Nicaragua.

Es inaceptable que hable de bloqueo, cuando él y sus partidarios de Fetsalud, CPC, FNT, entre otros seguidores de Ortega, bloquean la libre expresión de poder opinar, de salir a las calles para poder decir al gobierno sandinista que pare la presión y la humillación; en donde junto en alianza con el Consejo Supremo Electoral se robó las elecciones municipales y que le importa un comino que la cooperación internacional está retirando la ayuda.

¿Será que el señor Presidente de la República de Nicaragua está fuera de sus casillas o se hace el disparatado para que en un futuro pueda decir que estaba bajo presión internacional y por eso llegó a tomar medidas drásticas como en los años ochenta?

Ezequiel Pérez

Referendo revocatorio

Ahora se viene a rasgar las vestiduras el Presidente que eligió el 38 por ciento del electorado, porque la UE le cancela la ayuda y EE.UU. se la congeló. ¿Y qué esperaba el presidente Ortega? Así como él dice que ya no somos esclavos de los europeos, porque los tiempos cambian, así también los dictadores tropicales vestidos de verde olivo con charreteras ya pasaron de moda. Ortega debería pertenecer al museo de la Guerra Fría, no a la jefatura de gobierno del país más pobre de Latinoamérica.

Nicaragua necesita como Presidente a alguien que sume y no reste, que gobierne por consenso, que unifique, y que sea potable con los donantes. Y sobre todo que trate a sus financistas. Es como que el dueño de un negocio insultara a sus banqueros y esperara que sus líneas de capital de trabajo aumenten año con año y sus intereses sean preferentes.

Los nicaragüenses debemos pedir un referendo revocatorio y preguntarle al pueblo si Ortega se debe ir de la Presidencia por incapaz.

Martín Martínez

Los pobres

Los nicaragüenses que votaron por Daniel Ortega Saavedra y los que todo el tiempo desean cambios en Nicaragua, hicieron una mala elección y están cosechando peores resultados. Ortega ha pretendido justificar todos sus atropellos, actos de corrupción, fraudes electorales, violaciones de la Carta Magna, diciendo que es para favorecer a los “pobres” de Nicaragua. Ahora dice que la suspensión de los desembolsos de la Cuenta Reto del Mileno (CRM) afectará a los más “pobres” de Nicaragua, pero no a él ni al círculo de privilegiados que se reparten las jugosas utilidades de Alba-Caruna.

En Nicaragua, tanto los que respaldan a Ortega Saavedra como los que se le oponen, han instrumentalizado el concepto de “pobre”, procurando cada quien llevar agua a su molino. Nadie duda que el próximo año 2009 será fatal para los nicaragüenses, pero eso no le importa al binomio gobernante Ortega-Murillo, porque radicalizarán su proceso de dominación totalitaria del pueblo nicaragüense y siempre en nombre de los “pobres”.

Roberto Escobedo Caicedo

No hay comparación

Resulta asombroso que casi treinta años después aún sigamos comparando el régimen de los Somoza con los últimos gobiernos que nos ha tocado soportar a los nicaragüenses, cuando en realidad no hay comparación alguna, a no ser que consideremos la violación de los derechos humanos como una virtud y un avance en el camino hacia la democracia; en eso sí se parecen. Después de esto, vale la pena recordar que a pesar de sus grandes errores, en tiempos de los Somoza los funcionarios de gobierno eran gente con alguna y a veces vasta preparación, aunque estuvieran muchos al servicio exclusivo del dictador.

Pero qué comparación puede haber con este Gobierno, donde nadie sabe lo que hace; basta recordar los años setenta, tiempos en que la UNAM era considerada una cueva de subversivos y narcotraficantes, que llegaban de alto maletín y se sentaban debajo de los árboles a venderle drogas a los estudiantes, y volvían a ver a los demás por encima del hombro, como seres superiores, intocables y bendecidos por la mano de la izquierda universitaria. Algunos de estos antiguos “púcheres” o expendedores, como se les llama ahora, son los actuales funcionarios de este Gobierno. Para muestra un botón. ¿En manos de quién está el destino económico del país? Dejemos que el pueblo saque sus propias conclusiones.

Álvaro Quintanilla Martínez

Otra más del CSE

Infructuosamente revisé y revisé, giré la página hacia un lado, hacia el otro, busqué pasando el dedo índice sobre la hoja y por más que quise que estuviésemos ahí, no, no estaba Nicaragua en el listado de las 154 elecciones presidenciales o parlamentarias recientes en todo el mundo. El artículo titulado “Afluencia de votantes”, fue publicado en la revista National Geographic de noviembre 2008, en la sección Cultura. Belice, Honduras, Guatemala, Costa Rica, Haití, sí, estaban todos ahí, menos nosotros.

Sería interesante escuchar qué nos tienen que decir nuestros ocupados y sacrificados magistrados sobre esto, esperemos no salgan con que la Nat Geo se olvidó de nosotros y no les solicitó el dato. El sentido común me dice que con el CSE que nos “gastamos”, no podríamos nunca estar ahí, pues éstos son resultados totales de votantes. Algo que en Nicaragua, por una ya conocida misteriosa razón, no se ha logrado obtener, ni siquiera en dos años que llevamos de las últimas elecciones presidenciales han logrado terminar de contar el último 8 por ciento de los votos.

También me dice que muy probablemente no tienen tiempo de contar bien, ni todos los votos, pues ya tienen mucho trabajo contando los 100 millones de córdobas que les dio de Navidad el presidente Ortega.

Al parecer, se mantiene la tónica de todos los poderes del Estado de nuestro país, que es la de hacer todo tipo de aberraciones para complacer al caudillo y al partido. Y no hacer su trabajo, que es cumplirle de verdad al pueblo, a quien se deben y quien confía en que su voto y voluntad será respetado, no anulado y menos despreciado. Pueblo que sólo espera eso, que hagan de verdad su trabajo y se respeten las reglas del juego, que no haya impunidad para nadie, para así poder trabajar y vivir en paz y armonía, sin odios políticos, ni de clases.

Ah, mi linda Nicaragua, cuándo vas a dejar de expiar la pena de tener tanta belleza siendo tratada así por este tu pueblo, nosotros, “los Nicas”.

Marvin Castillo Monterrey

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: