Europa advierte a la dictadura

Ortega no puede seguir atrincherándose en su relato falaz de que la situación de Nicaragua es normal, que aquí nadie es molestado por sus opiniones y actos políticos