Cosep: Cambio y continuidad

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) ha elegido como su nuevo presidente a Michael Healy, empresario agrícola confiscado por la dictadura de Daniel Ortega y experimentado dirigente de la gremialidad empresarial de Nicaragua.

14 de las 22 cámaras que pertenecen al Cosep con derecho de voto, sufragaron por Healy. Según se conoce, las 8 cámaras que votaron por Mario Hanon quien fuera el candidato alternativo, constituyen el 36.4 por ciento de la membresía total pero son las que tienen más empresarios afiliados y, en cuanto a su incidencia en la economía nacional, representan la generación de casi el 70 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Este dato, unido al hecho de que Hanon no aceptó ser elegido primer vicepresidente para acompañar a Healy en su gestión presidencial de la cúpula empresarial, y a que ningún representante de las 8 cámaras que lo apoyaron quiso formar parte de la nueva junta directiva, han motivado la especulación de que el Cosep salió dividido de la elección del martes pasado. Incluso se ha hablado de “fractura” en el Cosep, lo cual no puede ser cierto, considerando que fracturar significa “romper o quebrantar con violencia algo”, lo cual no es lo que ha ocurrido. Fractura hubiera sido que las 8 cámaras que apoyaron a Hanon se fueran a formar una organización empresarial paralela, otro Cosep, como se acostumbra hacer en los partidos políticos.

El mismo Mario Hanon declaró después de que Michael Healy había sido elegido, que no hay fisuras en el Cosep por causa de esa elección. “Yo presenté mi candidatura y competí contra otra candidatura. El Cosep ejerció su derecho al voto: eligió a Mike Healy y ahí terminó el proceso electoral”, dijo Hanon, quien aseguró haber sido el primero en felicitar al ganador.

En realidad, en una organización como el Cosep necesariamente hay tensiones y contradicciones, pero no son de naturaleza antagónica que se deban resolver mediante la ruptura y la imposición de una parte sobre la otra. Lo que prima en el Cosep es la comunidad de intereses, todas las cámaras están interesadas en el crecimiento y el progreso de la economía gremial y nacional; y también todas son democráticas, porque la democracia, el Estado de derecho, las libertades individuales, las elecciones libres y la alternabilidad en el ejercicio del poder, son indispensables para la sana competencia, el buen clima de negocios, obtener beneficios, generar empleos y crear y distribuir prosperidad.
En el Cosep tiene que haber cambios y renovación, como ahora que se ha elegido nuevo presidente y junta directiva.

Pero al mismo tiempo hay continuidad en su organización, sus funciones y su actividad. Así ha sido desde que se formó el Cosep, con el nombre de Cosip (Consejo Superior de la Iniciativa Privada), en 1972.

La única interesada en fracturar al gremio empresarial es la dictadura, que quisiera tener cosepitos de empresarios sumisos. Pero eso está condenado irremediablemente a fracasar, como fracasó en tiempos de la primera dictadura sandinista, la de los años ochenta.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: