Con sed de gloria

Los reflectores que acaparó la semana pasada el filipino Manny Pacquiao se proyectarán este sábado sobre el argentino Sergio Martínez, que a sus 35 años expondrá el título del peso mediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Paul Williams (Dcha.) será el rival del argentino Sergio Martínez, este sábado en Atlantic City.LA PRENSA/ARCHIVO/AP

REDACCIÓN/EFE

[doap_box title=»Una fiera» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

El carismático Sergio Martínez, que reside en Oxnard (California), no sólo quiere seguir teniendo un rostro que parecería más bien propio de un anuncio publicitario del diseñador de modas italiano Giorgio Armani, sino demostrar que es mejor que Paul Williams.

El argentino es uno de los más respetuosos y educados al hablar, sin ningún tipo de agresividad.

Pero esa imagen se transforma cuando está sobre el cuadrilátero.

[/doap_box]

Los reflectores que acaparó la semana pasada el filipino Manny Pacquiao se proyectarán este sábado sobre el argentino Sergio Martínez, que a sus 35 años expondrá el título del peso mediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Es cierto que Martínez no tiene ni la fama ni la proyección que Pacquiao porque, entre otras cosas, llegó al boxeo estadounidense dos años atrás, pero la imagen y la clase que ha aportado le ha garantizado el respeto de los buenos aficionados.

Especialmente porque sus mejores logros como profesional los está consiguiendo después de haber superado la barrera de los 30 años, algo poco común dentro de este deporte.

La tradición dicta que un púgil comienza joven, quizá a los 18.

Nada de eso ha sucedido con Martínez, que consiguió su primer título mundial (peso mediano ligero) a los 32 y desde el pasado 17 de abril tiene en su poder la corona del peso mediano del CMB.

El nuevo título conquistado en territorio estadounidense no le ha dado todavía la fama de otros como Pacquiao, Antonio Margarito, Floyd Mayweather Jr. o su próximo rival, Paul Williams.

Pero Maravilla Martínez, como se le conoce al púgil nacido en Quilmes, provincia de Buenos Aires, espera que eso comience a cambiar a partir del sábado en el Boardwalk Hall, de Atlantic City.

Martínez tendrá la oportunidad no sólo de revalidar el título de campeón, sino también de vengarse de la derrota que sufrió ante Williams por decisión dividida en diciembre del 2009.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: