Orteguismo quiere “ley del bozal”

El oficialismo aprovechó este jueves la introducción irregular de un proyecto de ley contra la violencia a las mujeres y dejó abierta la posibilidad de sancionar a los medios de comunicación con multas, reveló la fiscal adjunta del orteguismo, Ana Julia Guido, quien participó en el equipo que presentó el documento ante las máximas autoridades de la Asamblea Nacional.

Martha Verónica Areas, madre de la niña que fue macheteada cuando intentó defenderse de su agresor, clamó ayer porque el caso no quede impune. LA PRENSA/M. ESQUIVEL

El oficialismo aprovechó este jueves la introducción irregular de un proyecto de ley contra la violencia a las mujeres y dejó abierta la posibilidad de sancionar a los medios de comunicación con multas, reveló la fiscal adjunta del orteguismo, Ana Julia Guido, quien participó en el equipo que presentó el documento ante las máximas autoridades de la Asamblea Nacional.

Guido enfiló sus cañones contra el trabajo de los caricaturistas, que en los últimos años si han criticado a alguien es a la pareja presidencial y en especial a la primera dama Rosario Murillo.

Guido no se refirió a esas críticas y simplemente justificó la necesidad de castigar la “violencia mediática”, cuyo concepto queda más claro aún en el artículo 35 del proyecto.

“El problema de los medios de comunicación es que satirizan, denigran en alguna forma a las mujeres, eso debe ser intolerable. A veces hay caricaturas. Hay ciertos periódicos que sacan cuando a la mujer la agarran del pelo y todas esas imágenes que golpean a la población y que no es saludable ni educativo”, dijo Guido.

[doap_box title=»Recuento de delito» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

La jefa de las Comisarías, comisionada general Mercedes Ampié, quien integró la lista de las funcionarias que introdujeron la iniciativa oficial sobre la violencia contra la mujer, alegó que desde 2008 a la fecha han muerto 71 mujeres. “Tuvimos un aumento de más mujeres muertas en relación al 2009 y esta iniciativa de ley va a contribuir bastante en la estabilización y atención de las mujeres”, dijo Ampié.

[/doap_box]

La funcionaria orteguista dijo interpretar el “sentir de las mujeres”. Según el documento, la violencia mediática es definida como aquella en que “el dueño de medio de comunicación, la persona o comunicador social que en el ejercicio de esa profesión u oficio, ofenda, injurie, satirice, denigre a una mujer por el hecho de ser mujer a través de un medio de comunicación”.

La sanción no queda clara en el documento, pues plantea una pena de 200 a 300 días multa, además de que el agresor haga públicas sus disculpas.

La magistrada orteguista  Alba Luz Ramos (izquierda), también defendió la iniciativa de  una “ley del bozal”.  LA PRENSA/G. MIRANDA

Guido negó que se trate de la promoción de un acto de censura, no habló sobre la aplicación que podría abarcar a los medios de comunicación propiedad de la familia presidencial como la Nueva Radio Ya, que suele publicar sucesos en los que la mujer es un personaje central de sus historias.

La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, y Marcos Carmona, secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), criticaron la incorporación de ese artículo en un anteproyecto de ley contra la violencia hacia las mujeres.

Y sobre todo, de que se introduzca un nuevo anteproyecto cuando ya diversas organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres, entre éstas el Movimiento María Elena Cuadra, introdujeron una iniciativa desde el año pasado.

Para Núñez, con esto intentan poner “un bozal” a los medios de comunicación “para evitar que funcionarios como Rosario Murillo sean criticados. Quieren callar las críticas”.

Núñez dijo que con esto además buscan criminalizar a los medios “para seguirlos acorralando”. Al tiempo que criticó que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) introduzca esa iniciativa cuando “nunca ha castigado a los jueces que han dejado libre a tanto violador y a tanta cosa. Y solamente con institución y mujeres afines al Gobierno están introduciendo un proyecto de ley repetitivo”.

“El Gobierno va a buscar el mecanismo para coartar la libertad de prensa”, sostuvo Carmona, quien recordó que de ser aprobada esa iniciativa, puede ser aprovechada para imputar delitos a periodistas y medios críticos al Gobierno.

Carmona, cuyo organismo participó en las consultas impulsadas por el movimiento María Elena Cuadra previo a introducir la iniciativa sobre la violencia contra las mujeres, dijo que las autoridades deberían estar preocupadas en la penalización del delito, en lugar de penalizar la denuncia que se hace.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: