Alza de combustibles amenaza con desatar la inflación en CA

Centroamérica enfrenta una escalada en el precio de los combustibles que castiga el bolsillo de los consumidores, amenaza con disparar la inflación y plantea el reto de buscar energías alternativas para acabar con la dependencia de las importaciones de crudo.

Panamá/ACAN-EFE

Centroamérica enfrenta una escalada en el precio de los combustibles que castiga el bolsillo de los consumidores, amenaza con disparar la inflación y plantea el reto de buscar energías alternativas para acabar con la dependencia de las importaciones de crudo.

Esta semana los carburantes se dispararon en casi toda la región, y la gasolina de 95 octanos superó, en promedio, los 4,30 dólares el galón (3,8 litros), lo que hizo a muchos recordar los niveles de alrededor de 5 dólares el galón alcanzados durante crisis internacional de 2008.

Analistas consultados por Acan-Efe alertaron hoy de que la tendencia alcista del crudo y sus derivados se va mantener no solo por la actual crisis en los países árabes -y la consecuente especulación con los precios del barril- sino también por factores estructurales de la industria petrolera mundial, que ha visto incrementar sus costos y enfrenta problemas a nivel de refino.

«Eso hace que los barriles disponibles sean muy preciados y Centroamérica, que es netamente importadora, tiene que optar por los mismos despachos que los países industrializados, en una puja desigual porque no tiene la misma capacidad financiera» que ellos, dijo Juan Carlos Sosa, experto petrolero venezolano y director de la revista especializada Petróleo YV.

La situación se complica porque productores cercanos como Venezuela y México han visto mermar su bombeo por diversas razones, y ya no pueden destinar a Centroamérica los barriles excedentes de que antes disponían, añadió el analista en entrevista con Acan-Efe.

A juicio de Sosa, ese panorama debe servir de incentivo a la región centroamericana para que «busque un reemplazo a la gasolina» y otros carburantes, y opte por desarrollar proyectos de energía alternativa como la eólica, la solar y la hídrica.

El incremento de los combustibles en Centroamérica impacta tanto a los sectores del transporte como a servicios como el eléctrico, ya que la generación depende en gran parte de fuentes térmicas.

Los gobiernos de la región en general han descartado un subsidio a los combustibles, y ya en países como Honduras, la estatal Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) ha anunciado que estudia un ajuste en sus tarifas.

Por otra parte, el Gobierno de Nicaragua anunció esta semana que mantendrá «cuanto tiempo sea necesario» un subsidio a la energía eléctrica que beneficiará al menos a 638.000 familias pobres y a otras 118.000 de las clases medias y altas.

En Panamá, el presidente del Sindicato de Industriales, Juan Kiener, opinó que en su país el alza de los combustibles «va a tener un impacto en la tarifa eléctrica en la segunda mitad del año», y previó que «va a ser sustantivo».

Además, dijo Kiener a Acan-Efe, «van a subir los fletes en las materias primas» y el «costo de la distribución», a lo que hay que sumar el «aumento en los mercados internacionales» de los precios de los alimentos como «trigo, soja, maíz, carne y aceites».

«Debido a ello, podemos pensar que este año dará una inflación en alimentos y en muchos otros elementos sustanciales», añadió el líder empresarial panameño.

Los países centroamericanos registraron en 2010 una inflación de un dígito, de entre 2,13% en El Salvador, la menor, y 9,23% en Nicaragua, la más alta.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) alertó la semana pasada sobre el impacto del alza del petróleo y los alimentos en los índices inflacionarios de los países centroamericanos y en su ritmo de crecimiento económico.

El presidente del BID, Luis Alberto Moreno, llamó a «contener las presiones inflacionarias que se empezaron a manifestar en el segundo semestre del 2010», pues «el precio del petróleo y de productos básicos alimenticios aumentó significativamente y se espera que la tendencia al alza se mantenga».

«Es difícil decir cuánto va a impactar» en las economías centroamericanas esa situación, añadió Moreno, y resaltó que contener la inflación debe ser parte de una «agenda que permita la reconversión y la integración» de Centroamérica y la República Dominicana «con mercados emergentes más dinámicos».

En el marco de la XXV Reunión de Gobernadores del Istmo Centroamericano y República Dominicana, celebrado en Honduras la semana pasada, el presidente del BID afirmó que la región tiene «buenas» perspectivas económicas para este año, aunque, reiteró, debe enfrentar la amenaza inflacionaria.

«Las perspectivas económicas de la región son buenas (…) tenemos un espacio de crecimiento que debe seguir en buena parte el ritmo del año anterior», cuando los países centroamericanos crecieron moderadamente, con Panamá a la cabeza con un repunte del 7,5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), según datos oficiales del país.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: